23 de mayo de 2017

DEL JARIO A VEGABAÑO

 Continuamos con la segunda parte de este maravilloso día 6 de mayo que se ha grabado en mi memoria por siempre...en la entrada anterior os contaba nuestra ascensión al Jario desde Oseja de Sajambre ,y nuestros momentos en cima...
...ahora toca contar la bajada hasta llegar a Vegabaño, un refugio de montaña protegido por Los Picos de Europa de León, y disfrutar de bosques llenos de magia.



 La bajada es pindia,con algún nevero de las últimas nevadas, pero con el Macizo de Picos de Europa que vamos contemplando, esto es disfrutar y disfrutar...¡madre mia que Reino tenemos!...
¡¡León es el Rey de Reyes!!.


 Podemos contemplar ya en pleno apogeo esos bosques de hayas magnificas de Vegabaño, y también todas sus praderías y cabañas.
El cielo se alía con nosotros y nos regala escenas de cuento.

 Llegamos a Llarella...una majada preciosa antes de llegar a Vegabaño  con una caseta en la que comemos y brindamos por nosotros, por muchos momentos más de amistad en plena naturaleza, compartiendo lo que nos gusta, y disfrutando de lo que nos llena el alma de energía.
 Momentos de risa, vino de León y casadielles Asturianas...León y Asturias, Asturias y León...y Sole contagiándonos de risa.
 Y de pronto digo: ¡rebecos a la vista!, y mis tres paparazzi se ponen locos a trabajar.

 Y captan esas escenas  que a los que andamos todo el día por la montaña, nos encanta coleccionar, pero sobre todo, disfrutar en vivo y en directo.

 Nos disponemos a bajar a Vegabaño para disfrutar un buen rato del refugio, del entorno, y tomarnos un café rico allí, sin prisas, sólo dando gracias por otro día perfecto de montaña y con amigos.
 Los bosques por los que transitamos son de lo más precioso que he visto...tengo ganas de llegar a Vegabaño para ver si ¡¡de verdad!! puede superar a todo lo que estoy descubriendo en estos bosques.


 Y ellos tres siguen que siguen detrás de cada detalle que observamos, mariposas, pájaros...todo nos sirve para llenar nuestra retina de recuerdos inolvidables.


Y llegamos, aquí estamos ya...¡Sara hemos llegado a Vegabaño!, voy preparada para albergar dentro de mi emociones que jamás, jamás de los jamases se me olvidarán


 Árbol mágico poquito antes de mi entrada triunfal...le abrazo ¡por supuesto! y él me regala su energía...
... y yo pienso:¡en que entorno vives arbolito precioso!

 Les sigo un poquito detrás porque quiero grabar para siempre en mi alma este recuerdo,¡esta entrada a Vegabaño!...
...mi primera incursión en este Reino de la naturaleza, y a partir de ésta, le pido a ese Dios en el que creo que me permita muchas visitas más.¡¡Qué lugar!!


 Disfrutando del refugio y de un refresquito, disfrutando del momento. 
 Yo dentro del refugio y mi gente charlando amigablemente con una pareja de Noruega que eran un encanto. Aquí la temperatura pide brasas y fuego, ¡calorcito del rico!

 Esta pocholada de bonachón cuida del refugio y de todos los que allí paramos...¡qué precioso es, y que reportaje le hizo Manuel!.

 Y este otro también un amor, era el perro de la pareja Noruega, ¡qué ojazos!y tenía un nombre ¡tan difícil de pronunciar!
 Hasta pronto a este lugar de cuento...cuando de pequeña me contaban que había bosques que albergaban seres mágicos, y árboles maravillosos...me los imaginaba así...
Vegabaño es digno del más precioso cuento , ¡Vegabaño lo supera!.
Y cuando creí que ya lo había visto todo...nos introducimos en los hayedos de Vegabaño, y llegamos al Mirador de Los porros...¡¡alucinante!!
"Con un buen amigo no hay camino largo"

20 de mayo de 2017

EL JARIO. EN EL PARAISO DEL REINO DE LEÓN

 El 6 de Mayo de 2017 cumplí un sueño que tenía desde hace muuuuuchos años...todo más precioso aún de lo que había soñado...¡¡la realidad supera la ficción!! conseguía EL JARIO, desde este día mi cima preferida...en un rinconcito mágico de mi maravilloso Reino de León.
Esta entrada tendrá tres apartados,el de hoy la subida y cima. 
Y el de los próximos días con la bajada hacia  Vegabaño y el propio Vegabaño, y la tercera Mirador de Los Porros...el paisaje y la magia del lugar así lo requieren. 
Salimos desde Oseja de Sajambre (León),Sole y yo contemplando el Ñiajo y el Pozalón desde el Mirador de San Roque. 
La ruta promete desde el minuto uno.


Este día recorreríamos 20,62 km con un desnivel de 1216 metros  (es de esas montañas que me apasionan y disfruto, sin dificultad técnica ninguna, sin aéreos y que requiere fortaleza física para alcanzarla...sobre todo en los últimos 200 metros se salva de repente un desnivel impresionante, con un 45% de inclinación) y cuando llegas a la cima uaffffffffffffffffffff ¡¡PICOS DE EUROPA!! a la vista.
Nuestro recorrido fue Oseja, Barcantiz,Regulera, Llabeño,as lampas, Pico Jario,Boa, Neón,Llarella,Vegabaño, Los Porros,Collado Poedrafita, Oseja.
La subida disfrutona a tope, pasamos por unas cabañas preciosas.
Y con vistas impresionantes en todo momento a Oseja y el Valle de Sajambre.


Aquí ya tenemos una altura considerable, y vemos la cabaña que hemos dejado atrás y Oseja a nuestros pies.



Sole y yo en plenas confidencias de las nuestras jajajaja, sólo callamos en lo muy pindio, y tiene que estar muyyyy pindio para callar eh! 


Y llegados a esta collada ¡¡qué preciosura!!, comienza la subida ya sin pista de ningún tipo, senderucos estrechos del ganado y por bosque muy bonito...las vistas a Peña Beza y  Tiatordos, Recuencu, Zorro etc...etc...son de alucine. 
El ganado pastaba feliz...¿quién no es feliz en un lugar con esta paz?


Manuel la goza en la subida que hoy no tiene que ir pendiente de  mi, y va monte a través hacia el hito de piedronas.

Nosotros pasito a pasito por el caminito del ganado, y disfrutando pedazo guapa, ¡¡pero guapa de verdad!! esta subida.
Ya en el Hito de piedronas el frío es intenso, sopla mucho el aire y nos esperan los rebecos, foto con mi montañero guapo.
Y los rebecos que nos observan, tener a 200 metros escasos El Jario y coronarlo con rebecos...¡¡menudo regalazo me ha ofrecido este día, este pico!!...
...y lo mejor compartirlo con mi gente.



Empieza lo pindio, madre que panzada de subir, una pradera verde intensa pero con el 45% de desnivel, 200 metros y la cima del Jario...¡¡qué bonito eres!!




Y tras lo pindio y el esfuerzo conseguir la cima...yujuuuuu, qué bien se siente un@.



Esta cima es una gozada, ¡¡qué vistas!! son mayúsculas







































No pudimos aprovechar tanto tiempo en cumbre como hubiésemos querido...hacía un frío de perros, pero aún nos quedaban instantes mágicos...la bajada, la comida de nuestro rico bocata, Vegabaño, El Mirador de Los Porros...aun nos quedaba mucha jornada por disfrutar.





En ese tejadito rojo que se ve  allá abajote,en ese verde en sombra, comeríamos nosotros nuestro rico bocata...aún nos queda una bajada de cuento...y posteriormente atravesar esa mata de bosque grandioso que veis en la imagen, para llegar después al Refugio de Vegabaño, bonito donde los haya.


"No camines delante de mi, puede que no te siga, no camines detrás mio, puede que no te guie, camina siempre a mi lado amig@ mi@".